Bailar, cantar

y narrar contra

el cáncer de mama

La bailaora Cristina Hoyos, la cantante Lamari de Chambao y la escritora María Hernández ponen en común sus experiencias con el cáncer de mama y cómo han afectado a su obra artística en el taller ‘Arte e Innovación: La vida y nada más’.

Todas ellas tienen más de una cosa en común: aparte de su condición de artistas, son mujeres que han tenido un cáncer de mama que marcó su obra y que en algún momento decidieron compartir, en unos casos con una memoria sobre la experiencia e incluso como una ficción en formato cómic. La bailaora y coreógrafa Cristina Hoyos, Lamari, cantante del grupo Chambao, y la escritora María Hernández Martí participaron en el primero de los talleres de Arte e Innovación ‘La vida y nada más’, promovidos por Roche. En esta ocasión, las artistas estuvieron acompañadas de la oncóloga Ana Lluch, jefa del servicio de hematología y oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, y de la actriz y comunicadora Cayetana Guillén Cuervo, que fue la encargada de presentar el acto celebrado en Madrid.

Cristina Hoyos

Bailaora, Sevilla, 1946

Fue en la fiesta de despedida de Nacho Duato, con motivo de su retirada de la primera línea de la danza, hace ya poco más de una década. El bultito en el pecho, que resultó ser de un alto grado de malignidad, no la amilanó y mientras le daban sus sesiones de quimioterapia ella seguía mostrando su arte. “Mi trabajo, mis ensayos, mis funciones… Mi vida siguió hacia adelante con fuerza, con muchas ganas”. La mismas que ya dejaba ver cuando con 12 años se estrenó en un espectáculo infantil. Tuvo grandes maestros hasta que en 1969 el gran Antonio Gades la eligió para ser su pareja de baile. Veinte años más tarde, Cristina debuta a lo grande en el Festival París con su propia compañía, con el espectáculo “Sueños flamencos”. Después llegaría Estocolmo, Londres.

“Mi trabajo, mis ensayos, mis funciones me dieron fuerza para seguir hacia adelante”

"El miedo no ayuda, pero mirar hacia otro lado, menos"

María del Mar Rodríguez Carnero

Lamari, cantante del grupo Chambao, Málaga, 1975

“La música en todas sus facetas ayuda como si fuese una terapia paralela”

Cuando en todas las emisoras de radio sonaba con fuerza “pokito a poko, entendiendo que no vale la pena andar por andar, es mejor caminar pa ir creciendo”, la vocalista del grupo de flamenco chill recibía una dura noticia.  “Después de la primera quimioterapia vi cómo reaccionaba mi cuerpo, y pensé… puedo irme de gira”. Y así fue. Era marzo de 2005 cuando le diagnosticaron un cáncer de mama y tres meses después de la intervención ya estaba subida a un escenario. De aquella experiencia alumbró “Enamorá de la vida, aunque a veces duela. Con cáncer también se crece”, un libro escrito junto a su hermana Aurora en el que demostraba una vez más que no le faltaban motivaciones para seguir creciendo.  Dos años después, llegaría su siguiente disco y a los dos siguientes, otro, y… así, hasta el lanzamiento del último, el año pasado. Parte de los beneficios obtenidos por su obra los dona a una entidad cubana que investiga sobre el cáncer de mama. Su solidaridad no sólo llega a esferas de la vida que ha sufrido directamente, también colaboró junto a otras artistas en un proyecto de Oxfam Intermón donde se rinde homenaje a mujeres de países subdesarrollados que sufren la discriminación.

"Nadie tiene el derecho a robarnos parte de nuestra vida. Ni siquiera el cáncer. ¡Mi vida es mía!"

María Hernández Martí

Escritora de cuentos, Las Palmas, 1970

“Me dijeron tantas locuras que eran dignas de contar porque eran cómicas, absurdas”

“Que no, que no me muero”. Así se titula un cuento convertido en cómic o un cómic convertido en cuento, según se mire, en el que con ironía Lupe, personaje en el que se esconde María, relata con palabras su experiencia, sus emociones, sus estados de ánimo mientras luchaba contra el cáncer de mama. Impertinencias, muchas. El dibujante Javi de Castro, por su parte, convertía esas reflexiones en ilustraciones. María, que vuelca las historias que vive en sus páginas, es también autora del libro de cuentos “Vida tinta”, donde, nuevamente, con humor relata relaciones de pareja. Si el año pasado relataba sus historias hospitalarias, ¿qué narrará la próxima vez?

"Si buscan serenidad, rollo zen y buenos sentimientos, aquí no es"

Entrevista con Ana Lluch, jefa de Servicio de Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia

Resumen del evento Arte e Innovación: La vida y nada más

Volver para

seguir navegando

KNOWMADAS

es una revista de Roche Farma España

Bailar, cantar

y narrar contra

el cáncer de mama

La bailaora Cristina Hoyos, la cantante Lamari de Chambao y la escritora María Hernández ponen en común sus experiencias con el cáncer de mama y cómo han afectado a su obra artística en el taller ‘Arte e Innovación: La vida y nada más’.

Todas ellas tienen más de una cosa en común: aparte de su condición de artistas, son mujeres que han tenido un cáncer de mama que marcó su obra y que en algún momento decidieron compartir, en unos casos con una memoria sobre la experiencia e incluso como una ficción en formato cómic. La bailaora y coreógrafa Cristina Hoyos, Lamari, cantante del grupo Chambao, y la escritora María Hernández Martí participaron en el primero de los talleres de Arte e Innovación ‘La vida y nada más’, promovidos por Roche. En esta ocasión, las artistas estuvieron acompañadas de la oncóloga Ana Lluch, jefa del servicio de hematología y oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, y de la actriz y comunicadora Cayetana Guillén Cuervo, que fue la encargada de presentar el acto celebrado en Madrid.

"El miedo no ayuda, pero mirar hacia otro lado, menos"

Fue en la fiesta de despedida de Nacho Duato, con motivo de su retirada de la primera línea de la danza, hace ya poco más de una década. El bultito en el pecho, que resultó ser de un alto grado de malignidad, no la amilanó y mientras le daban sus sesiones de quimioterapia ella seguía mostrando su arte. “Mi trabajo, mis ensayos, mis funciones… Mi vida siguió hacia adelante con fuerza, con muchas ganas”. La mismas que ya dejaba ver cuando con 12 años se estrenó en un espectáculo infantil. Tuvo grandes maestros hasta que en 1969 el gran Antonio Gades la eligió para ser su pareja de baile. Veinte años más tarde, Cristina debuta a lo grande en el Festival París con su propia compañía, con el espectáculo “Sueños flamencos”. Después llegaría Estocolmo, Londres.

María del Mar

Rodríguez Carnero

 Lamari, cantante del grupo Chambao, Málaga, 1975

Cuando en todas las emisoras de radio sonaba con fuerza “pokito a poko, entendiendo que no vale la pena andar por andar, es mejor caminar pa ir creciendo”, la vocalista del grupo de flamenco chill recibía una dura noticia.  “Después de la primera quimioterapia vi cómo reaccionaba mi cuerpo, y pensé… puedo irme de gira”. Y así fue. Era marzo de 2005 cuando le diagnosticaron un cáncer de mama y tres meses después de la intervención ya estaba subida a un escenario. De aquella experiencia alumbró “Enamorá de la vida, aunque a veces duela. Con cáncer también se crece”, un libro escrito junto a su hermana Aurora en el que demostraba una vez más que no le faltaban motivaciones para seguir creciendo.  Dos años después, llegaría su siguiente disco y a los dos siguientes, otro, y… así, hasta el lanzamiento del último, el año pasado. Parte de los beneficios obtenidos por su obra los dona a una entidad cubana que investiga sobre el cáncer de mama. Su solidaridad no sólo llega a esferas de la vida que ha sufrido directamente, también colaboró junto a otras artistas en un proyecto de Oxfam Intermón donde se rinde homenaje a mujeres de países subdesarrollados que sufren la discriminación.

"Nadie tiene el derecho a robarnos parte de nuestra vida. Ni siquiera el cáncer. ¡Mi vida es mía!"

"Si buscan serenidad, rollo zen y buenos sentimientos, aquí no es"

“Que no, que no me muero”. Así se titula un cuento convertido en cómic o un cómic convertido en cuento, según se mire, en el que con ironía Lupe, personaje en el que se esconde María, relata con palabras su experiencia, sus emociones, sus estados de ánimo mientras luchaba contra el cáncer de mama. Impertinencias, muchas. El dibujante Javi de Castro, por su parte, convertía esas reflexiones en ilustraciones. María, que vuelca las historias que vive en sus páginas, es también autora del libro de cuentos “Vida tinta”, donde, nuevamente, con humor relata relaciones de pareja. Si el año pasado relataba sus historias hospitalarias, ¿qué narrará la próxima vez?

Entrevista con Ana Lluch, jefa de Servicio de Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia

Resumen del evento Arte e Innovación: La vida y nada más

Volver para

seguir navegando

KNOWMADAS

es una revista de Roche Farma España

Bailar, cantar

y narrar contra

el cáncer de mama

La bailaora Cristina Hoyos, la cantante Lamari de Chambao y la escritora María Hernández ponen en común sus experiencias con el cáncer de mama y cómo han afectado a su obra artística en el taller ‘Arte e Innovación: La vida y nada más’.

Todas ellas tienen más de una cosa en común: aparte de su condición de artistas, son mujeres que han tenido un cáncer de mama que marcó su obra y que en algún momento decidieron compartir, en unos casos con una memoria sobre la experiencia e incluso como una ficción en formato cómic. La bailaora y coreógrafa Cristina Hoyos, Lamari, cantante del grupo Chambao, y la escritora María Hernández Martí participaron en el primero de los talleres de Arte e Innovación ‘La vida y nada más’, promovidos por Roche. En esta ocasión, las artistas estuvieron acompañadas de la oncóloga Ana Lluch, jefa del servicio de hematología y oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, y de la actriz y comunicadora Cayetana Guillén Cuervo, que fue la encargada de presentar el acto celebrado en Madrid.

Cristina Hoyos

Bailaora, Sevilla, 1946

"El miedo no ayuda, pero mirar hacia otro lado, menos"

Fue en la fiesta de despedida de Nacho Duato, con motivo de su retirada de la primera línea de la danza, hace ya poco más de una década. El bultito en el pecho, que resultó ser de un alto grado de malignidad, no la amilanó y mientras le daban sus sesiones de quimioterapia ella seguía mostrando su arte. “Mi trabajo, mis ensayos, mis funciones… Mi vida siguió hacia adelante con fuerza, con muchas ganas”. La mismas que ya dejaba ver cuando con 12 años se estrenó en un espectáculo infantil. Tuvo grandes maestros hasta que en 1969 el gran Antonio Gades la eligió para ser su pareja de baile. Veinte años más tarde, Cristina debuta a lo grande en el Festival París con su propia compañía, con el espectáculo “Sueños flamencos”. Después llegaría Estocolmo, Londres.

María del Mar

Rodríguez Carnero

 Lamari, cantante del grupo Chambao, Málaga, 1975

Cuando en todas las emisoras de radio sonaba con fuerza “pokito a poko, entendiendo que no vale la pena andar por andar, es mejor caminar pa ir creciendo”, la vocalista del grupo de flamenco chill recibía una dura noticia.  “Después de la primera quimioterapia vi cómo reaccionaba mi cuerpo, y pensé… puedo irme de gira”. Y así fue. Era marzo de 2005 cuando le diagnosticaron un cáncer de mama y tres meses después de la intervención ya estaba subida a un escenario. De aquella experiencia alumbró “Enamorá de la vida, aunque a veces duela. Con cáncer también se crece”, un libro escrito junto a su hermana Aurora en el que demostraba una vez más que no le faltaban motivaciones para seguir creciendo.  Dos años después, llegaría su siguiente disco y a los dos siguientes, otro, y… así, hasta el lanzamiento del último, el año pasado. Parte de los beneficios obtenidos por su obra los dona a una entidad cubana que investiga sobre el cáncer de mama. Su solidaridad no sólo llega a esferas de la vida que ha sufrido directamente, también colaboró junto a otras artistas en un proyecto de Oxfam Intermón donde se rinde homenaje a mujeres de países subdesarrollados que sufren la discriminación.

"Nadie tiene el derecho a robarnos parte de nuestra vida. Ni siquiera el cáncer. ¡Mi vida es mía!"

María Hernández Martí

Escritora de cuentos, Las Palmas, 1970

"Si buscan serenidad, rollo zen y buenos sentimientos, aquí no es"

“Que no, que no me muero”. Así se titula un cuento convertido en cómic o un cómic convertido en cuento, según se mire, en el que con ironía Lupe, personaje en el que se esconde María, relata con palabras su experiencia, sus emociones, sus estados de ánimo mientras luchaba contra el cáncer de mama. Impertinencias, muchas. El dibujante Javi de Castro, por su parte, convertía esas reflexiones en ilustraciones. María, que vuelca las historias que vive en sus páginas, es también autora del libro de cuentos “Vida tinta”, donde, nuevamente, con humor relata relaciones de pareja. Si el año pasado relataba sus historias hospitalarias, ¿qué narrará la próxima vez?

Entrevista con Ana Lluch, jefa de Servicio de Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia

Resumen del evento Arte e Innovación: La vida y nada más

KNOWMADAS

es una revista de Roche Farma España

Cristina Hoyos

Bailaora, Sevilla, 1946

María del Mar

Rodríguez Carnero

 Lamari, cantante del grupo Chambao, Málaga, 1975

María Hernández Martí

Escritora de cuentos, Las Palmas, 1970

KNOWMADAS

es una revista de Roche Farma España

Bailar, cantar

y narrar contra

el cáncer de mama

La bailaora Cristina Hoyos, la cantante Lamari de Chambao y la escritora María Hernández ponen en común sus experiencias con el cáncer de mama y cómo han afectado a su obra artística en el taller ‘Arte e Innovación: La vida y nada más’.

Todas ellas tienen más de una cosa en común: aparte de su condición de artistas, son mujeres que han tenido un cáncer de mama que marcó su obra y que en algún momento decidieron compartir, en unos casos con una memoria sobre la experiencia e incluso como una ficción en formato cómic. La bailaora y coreógrafa Cristina Hoyos, Lamari, cantante del grupo Chambao, y la escritora María Hernández Martí participaron en el primero de los talleres de Arte e Innovación ‘La vida y nada más’, promovidos por Roche. En esta ocasión, las artistas estuvieron acompañadas de la oncóloga Ana Lluch, jefa del servicio de hematología y oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, y de la actriz y comunicadora Cayetana Guillén Cuervo, que fue la encargada de presentar el acto celebrado en Madrid.

Cristina Hoyos

Bailaora, Sevilla, 1946

"El miedo no ayuda, pero mirar hacia otro lado, menos"

Fue en la fiesta de despedida de Nacho Duato, con motivo de su retirada de la primera línea de la danza, hace ya poco más de una década. El bultito en el pecho, que resultó ser de un alto grado de malignidad, no la amilanó y mientras le daban sus sesiones de quimioterapia ella seguía mostrando su arte. “Mi trabajo, mis ensayos, mis funciones… Mi vida siguió hacia adelante con fuerza, con muchas ganas”. La mismas que ya dejaba ver cuando con 12 años se estrenó en un espectáculo infantil. Tuvo grandes maestros hasta que en 1969 el gran Antonio Gades la eligió para ser su pareja de baile. Veinte años más tarde, Cristina debuta a lo grande en el Festival París con su propia compañía, con el espectáculo “Sueños flamencos”. Después llegaría Estocolmo, Londres.

María del Mar

Rodríguez Carnero

 Lamari, cantante del grupo Chambao,

Málaga, 1975

"Nadie tiene el derecho a robarnos parte de nuestra vida. Ni siquiera el cáncer. ¡Mi vida es mía!"

Cuando en todas las emisoras de radio sonaba con fuerza “pokito a poko, entendiendo que no vale la pena andar por andar, es mejor caminar pa ir creciendo”, la vocalista del grupo de flamenco chill recibía una dura noticia.  “Después de la primera quimioterapia vi cómo reaccionaba mi cuerpo, y pensé… puedo irme de gira”. Y así fue. Era marzo de 2005 cuando le diagnosticaron un cáncer de mama y tres meses después de la intervención ya estaba subida a un escenario. De aquella experiencia alumbró “Enamorá de la vida, aunque a veces duela. Con cáncer también se crece”, un libro escrito junto a su hermana Aurora en el que demostraba una vez más que no le faltaban motivaciones para seguir creciendo.  Dos años después, llegaría su siguiente disco y a los dos siguientes, otro, y… así, hasta el lanzamiento del último, el año pasado. Parte de los beneficios obtenidos por su obra los dona a una entidad cubana que investiga sobre el cáncer de mama. Su solidaridad no sólo llega a esferas de la vida que ha sufrido directamente, también colaboró junto a otras artistas en un proyecto de Oxfam Intermón donde se rinde homenaje a mujeres de países subdesarrollados que sufren la discriminación.

María Hernández Martí

Escritora de cuentos, Las Palmas, 1970

"Si buscan serenidad, rollo zen y buenos sentimientos, aquí no es"

“Que no, que no me muero”. Así se titula un cuento convertido en cómic o un cómic convertido en cuento, según se mire, en el que con ironía Lupe, personaje en el que se esconde María, relata con palabras su experiencia, sus emociones, sus estados de ánimo mientras luchaba contra el cáncer de mama. Impertinencias, muchas. El dibujante Javi de Castro, por su parte, convertía esas reflexiones en ilustraciones. María, que vuelca las historias que vive en sus páginas, es también autora del libro de cuentos “Vida tinta”, donde, nuevamente, con humor relata relaciones de pareja. Si el año pasado relataba sus historias hospitalarias, ¿qué narrará la próxima vez?

Entrevista con Ana Lluch, jefa de Servicio de Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia

Resumen del evento Arte e Innovación: La vida y nada más