Futuro se escribe con K...

de Knowmada

Por Ángeles Gómez

La tecnología está acelerando los cambios sociales y políticos que comenzaron en la segunda mitad del siglo XX. El nuevo orden mundial está derribando las antiguas fronteras geográficas, pero donde las barreras ya son prácticamente inexistentes es en la libre circulación de las ideas y del conocimiento a través de las tecnologías de la comunicación. El siglo XXI es una época marcada por el continuo movimiento del saber y de las personas. Es el siglo de los knowmadas.

 

La segunda mitad del siglo XX fue una etapa de prosperidad para el mundo desarrollado. El largo periodo de paz que siguió al final de la II Guerra Mundial permitió a los estados ricos recuperar y consolidar el estatus económico que tenían previamente a la contienda a la vez que se ensanchaba la brecha entre los países más boyantes y los que menos tenían.

 

Paralelamente, se produjo un despegue tecnológico que aceleró el cambio en todos los ámbitos: desde los transportes hasta las comunicaciones y desde la investigación hasta la medicina. A lo largo de este recorrido, y de forma casi imperceptible, los individuos hemos ido adaptando nuestro estilo de vida al nuevo escenario, y la cada vez mayor dependencia tecnológica se ve compensada por una mayor libertad (de movimientos, de pensamiento, de expresión, etc). Sobre estos cimientos se está edificando el mundo del siglo XXI.

 

Pocos cuestionan que Internet ha sido uno de los motores de cambio más poderosos. La red conecta el rincón más remoto con grandes urbes creando un escenario común en el que todos, y cada uno de nosotros, desempeñamos un papel. Atrás quedan los tiempos en los que las personas nacíamos, vivíamos, trabajábamos y finalmente moríamos en un mismo lugar.

 

También pertenece al pasado la creencia de que el conocimiento, la ciencia, los resultados de la investigación debían ser celosamente guardados por sus descubridores. Esta complejidad se puede comprimir en una palabra: knowmad, que surge de la unión de know (conocer, saber) y nomad (nómada). El término fue acuñado por el estadounidense John Moravec, profesor de la Universidad de Minnesotta, que confiesa su preocupación “por el desarrollo del capital humano, por cómo la sociedad se acerca a un futuro cada vez más complejo y ambiguo”.

John Moravec, creador de concepto Knowmadas.

"La emergente sociedad knowmada

tiene profundas oportunidades

y aún más profundas

responsabilidades públicas"

Experto en educación, Moravec aboga por que “las instituciones basadas en el conocimiento se abran para todas las personas que compiten en un mundo altamente globalizado”, y por el impulso de una sociedad basada en el conocimiento y la innovación (http://john.moravec.us/about/).  Sostiene que los knowmads tienen la capacidad de volver a configurar y a contextualizar su espacio de trabajo en cualquier momento, intercambiando información e ideas con otros profesionales, y esto a su vez genera otras ideas, productos y servicios muy diferentes a lo que haría cada persona por separado.

 

Los  planteamientos de John Moravec se están extendiendo por el mundo y ganan adeptos entre profesionales y líderes de opinión, como Pieter Spinder, experto en el comportamiento emprendedor, creatividad y liderazgo y fundador de la Knowmads Business School de Amsterdan, que enfatiza: “Knowmads no es un ensayo general. Creamos cosas reales”.

 

En el libro La Sociedad Knowmada, nueve expertos, coordinados por Moravec, desgranan sus previsiones para el futuro de la educación y el trabajo y las consecuencias que tendrán para la sociedad. El ex senador estadounidense y asesor financiero Gary Hart asegura que “la emergente sociedad knowmad tiene profundas oportunidades y aún más profundas responsabilidades públicas”. Esta afirmación hace referencia al papel que todos los individuos desempeñamos en este nuevo modelo y a las repercusiones que puede tener cada uno de nuestros actos. Como ejemplo, basta recordar las respuestas que provocan determinados mensajes difundidos a través de las redes sociales.

 

Los knowmadas de Roche

Pulsa sobre los perfiles para descubrir su historia.

Knowmadas en la eSalud

La corriente knowmada también está llegando al mundo de la salud. Si el perfil del trabajador knowmada es el de una persona innovadora, colaborativa y motivada; altamente intuitiva y capaz de utilizar herramientas para resolver diferentes problemas, entre otras características, ¿acaso no son rasgos comunes a los de los profesionales de la salud, desde médicos y enfermeros hasta técnicos, investigadores y farmacéuticos?

 

El pediatra Jesús Garrido García, creador de  la web esalud. Knowmada, aspira a compartir con otros profesionales su experiencia con las TICs (tecnologías de la información y la comunicación), que le permiten ofrecer información de calidad a las personas que se lanzan a la red a recabar datos sobre cuestiones de salud (muchas veces sin rigor científico) además de darse a conocer entre los pacientes y mejorar la gestión de su consulta.

 

En opinión de José María Cepeda, enfermero de emergencias y trabajador knowmad, el generalista es el profesional que reúne los requisitos del knowmad: creatividad, capacidad de resolución de problemas, adaptabilidad, y  aprendizaje permanente. Además, considera que el knowmad es el hombre renacentista del siglo XXI, porque “es una persona formada en muchos campos de aprendizaje".

 

Otra muestra de lo que los knowmads pueden hacer en el terreno de la salud son las ideas planteadas por un grupo de estudiantes de Enviu, una organización especializada en la generación de soluciones sostenibles, para emponderar a los pacientes con cáncer. Como explica la organización en su web, este grupo de estudiantes se inspiró en las mejores prácticas recopiladas en diferentes partes del mundo. “El reto era crear un modelo de negocio que aunase diagnóstico, estilo de vida, conciencia de la enfermedad, ayuda emocional y experiencia de un paciente curado”.

 

No hay vuelta atrás y este será el modelo de trabajo en el futuro próximo.  ¿Cómo saber si está preparado para desenvolverse con éxito? Estas son las cualidades que debe reunir un profesional knowmada: destacan por su potencial de talento y sus habilidades para trabajar en entornos de crecimiento; su objetivo es aportar valor a la organización; conocedor de las nuevas tecnologías; generan nuevos conocimientos; no tienen miedo al fracaso, son creativos, fomentan la colaboración, solucionan problemas, están en constantes evolución y aprendizaje y tienen en las nuevas tecnologías sus principales aliados.

 

Volver para

seguir navegando

Nuestro modo de vida ha cambiado radicalmente en apenas dos décadas. Estabilidad y permanencia (en los ámbitos personal y laboral) eran los pilares sobre los que la mayoría de las  personas aspiraban a desarrollar su proyecto vital, pero los continuos movimientos que hoy agitan al mundo obligan a focalizar el interés en el ahora. El extraordinario desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han precipitado una revolución social cuyo resultado no es fácilmente predecible. Lo que es una realidad incuestionable es que vivimos inmersos en  una sociedad global y en transformación. Nos movemos por el mundo como nómadas, buscando nuevos territorios donde establecernos para ejecutar nuestros planes aunque con la certeza de que ese no será, ni podrá ser, nuestro destino definitivo.

Somos nómadas geográficos (las distancias cada vez son más cortas y quedan pocos lugares inaccesibles), pero sobre todo somos nómadas del conocimiento (knowmadas). Ya no nos conformamos con conocer nuestro entorno más inmediato, ampliamos nuestro radio de acción hasta dar con lo que buscamos. Nos nutrimos del conocimiento de los demás y al mismo tiempo aspiramos a compartir nuestro saber y poner nuestros hallazgos a disposición de quienes lo demanden.

Esta ha sido la filosofía de Roche desde su creación en Suiza, en el año 1896. Ya en sus primeros años de andadura inició su expansión hacia Europa, Rusia y Estados Unidos, y actualmente sus productos llegan a 150 países. De la investigación en sus laboratorios han salido desde antisépticos y vitaminas, hasta antidepresivos, antibióticos y quimioterápicos. En la actualidad, es la mayor compañía biotecnológica del mundo y se encuentra inmersa en la búsqueda y el desarrollo de nuevos fármacos para ponerlos al servicio de todos y cada uno de los individuos, pero también centrada en el desarrollo de modernas herramientas diagnósticas. El reto es, en definitiva, buscar soluciones innovadoras.

Los que hacemos Roche (95.000 trabajadores en todo el mundo) también somos knowmadas, comenzando por mí mismo que, a lo largo de mis 20 años en la compañía, he asumido diferentes responsabilidades, cada una de ellas en un país distinto. Cada misión ha acentuado mi carácter knowmada, y el actual reto que afronto, dirigir Roche Farma, es apasionante por la intensa actividad investigadora que está desarrollando (hay 244 ensayos clínicos en marcha con 50 moléculas), por su valor estratégico para el conjunto de la empresa (desde España se exportan 400 toneladas de fármacos a 95 países) y porque España es una potencia en el campo de la investigación biomédica. En los próximos años, concentraré todo mi esfuerzo en reforzar este liderazgo -siempre con el paciente en el epicentro de toda actividad-, invirtiendo el conocimiento acumulado en mi andadura profesional y aprovechando el talento de los empleados de Roche Farma España.

En este contexto, nace la revista Knowmadas, una plataforma de difusión e intercambio de conocimiento entre los que trabajamos en el mismo espacio. Como todo lo que hacemos en esta compañía, se trata de una apuesta innovadora en su formato y presentación pero también en el abordaje de sus contenidos. A través de sus reportajes, podremos conocer qué piensan sobre la vida y la enfermedad personalidades relevantes del mundo de la ciencia y la cultura o los nuevos desarrollos tecnológicos, incorporando también información práctica que nos ayude a movernos en los escenarios en los que se desarrollan las informaciones.

Knowmadas aspira a ser más que una publicación corporativa. Está concebida como una herramienta para ayudarnos a aprovechar todas las ventajas de la vida knowmada. El profesor y asesor empresarial estadounidense Gary Hart destaca: “la sociedad emergente knowmad tiene profundas oportunidades y aún más profundas responsabilidades públicas”, una declaración que recoge unos intereses idénticos a los que tenemos en Roche. Así pues, intercambiemos nuestros conocimientos y como nómadas avancemos unidos en la búsqueda de nuevos caminos que conduzcan a soluciones innovadoras para los problemas de salud de las personas.

KNOWMADAS

Por Stefanos Tsamousis

 

Director General de Roche Farma España

Un libro para entender el nuevo fenómeno de los knowmads: aquellos profesionales que mejor se adaptarán a este entorno laboral cambiante, un  tipo de profesional que supone la evolución –más sofisticada y completa- de casi todos los otros perfiles laborales, como autónomo, freelance, emprendedor o autoempleado, al que se le añaden unas características (como soft skills, capacidad de aprendizaje…) que van más mucho allá de un régimen o forma de financiación.

VER LIBRO

Raquel Roca

Autora del libro 'Knowmads, los trabajadores del futuro'

KNOWMADAS

es una revista de Roche Farma España

Futuro se escribe con K...

de Knowmada

Por Ángeles Gómez

La tecnología está acelerando los cambios sociales y políticos que comenzaron en la segunda mitad del siglo XX. El nuevo orden mundial está derribando las antiguas fronteras geográficas, pero donde las barreras ya son prácticamente inexistentes es en la libre circulación de las ideas y del conocimiento a través de las tecnologías de la comunicación. El siglo XXI es una época marcada por el continuo movimiento del saber y de las personas. Es el siglo de los knowmadas.

 

La segunda mitad del siglo XX fue una etapa de prosperidad para el mundo desarrollado. El largo periodo de paz que siguió al final de la II Guerra Mundial permitió a los estados ricos recuperar y consolidar el estatus económico que tenían previamente a la contienda a la vez que se ensanchaba la brecha entre los países más boyantes y los que menos tenían.

 

Paralelamente, se produjo un despegue tecnológico que aceleró el cambio en todos los ámbitos: desde los transportes hasta las comunicaciones y desde la investigación hasta la medicina. A lo largo de este recorrido, y de forma casi imperceptible, los individuos hemos ido adaptando nuestro estilo de vida al nuevo escenario, y la cada vez mayor dependencia tecnológica se ve compensada por una mayor libertad (de movimientos, de pensamiento, de expresión, etc). Sobre estos cimientos se está edificando el mundo del siglo XXI.

 

Pocos cuestionan que Internet ha sido uno de los motores de cambio más poderosos. La red conecta el rincón más remoto con grandes urbes creando un escenario común en el que todos, y cada uno de nosotros, desempeñamos un papel. Atrás quedan los tiempos en los que las personas nacíamos, vivíamos, trabajábamos y finalmente moríamos en un mismo lugar.

 

También pertenece al pasado la creencia de que el conocimiento, la ciencia, los resultados de la investigación debían ser celosamente guardados por sus descubridores. Esta complejidad se puede comprimir en una palabra: knowmad, que surge de la unión de know (conocer, saber) y nomad (nómada). El término fue acuñado por el estadounidense John Moravec, profesor de la Universidad de Minnesotta, que confiesa su preocupación “por el desarrollo del capital humano, por cómo la sociedad se acerca a un futuro cada vez más complejo y ambiguo”.

John Moravec, creador de concepto Knowmadas.

"La emergente sociedad knowmada

tiene profundas oportunidades

y aún más profundas

responsabilidades públicas"

Experto en educación, Moravec aboga por que “las instituciones basadas en el conocimiento se abran para todas las personas que compiten en un mundo altamente globalizado”, y por el impulso de una sociedad basada en el conocimiento y la innovación (http://john.moravec.us/about/).  Sostiene que los knowmads tienen la capacidad de volver a configurar y a contextualizar su espacio de trabajo en cualquier momento, intercambiando información e ideas con otros profesionales, y esto a su vez genera otras ideas, productos y servicios muy diferentes a lo que haría cada persona por separado.

 

Los  planteamientos de John Moravec se están extendiendo por el mundo y ganan adeptos entre profesionales y líderes de opinión, como Pieter Spinder, experto en el comportamiento emprendedor, creatividad y liderazgo y fundador de la Knowmads Business School de Amsterdan, que enfatiza: “Knowmads no es un ensayo general. Creamos cosas reales”.

 

En el libro La Sociedad Knowmada, nueve expertos, coordinados por Moravec, desgranan sus previsiones para el futuro de la educación y el trabajo y las consecuencias que tendrán para la sociedad. El ex senador estadounidense y asesor financiero Gary Hart asegura que “la emergente sociedad knowmad tiene profundas oportunidades y aún más profundas responsabilidades públicas”. Esta afirmación hace referencia al papel que todos los individuos desempeñamos en este nuevo modelo y a las repercusiones que puede tener cada uno de nuestros actos. Como ejemplo, basta recordar las respuestas que provocan determinados mensajes difundidos a través de las redes sociales.

 

Los knowmadas de Roche

Knowmadas en la eSalud

La corriente knowmada también está llegando al mundo de la salud. Si el perfil del trabajador knowmada es el de una persona innovadora, colaborativa y motivada; altamente intuitiva y capaz de utilizar herramientas para resolver diferentes problemas, entre otras características, ¿acaso no son rasgos comunes a los de los profesionales de la salud, desde médicos y enfermeros hasta técnicos, investigadores y farmacéuticos?

 

El pediatra Jesús Garrido García, creador de  la web esalud. Knowmada, aspira a compartir con otros profesionales su experiencia con las TICs (tecnologías de la información y la comunicación), que le permiten ofrecer información de calidad a las personas que se lanzan a la red a recabar datos sobre cuestiones de salud (muchas veces sin rigor científico) además de darse a conocer entre los pacientes y mejorar la gestión de su consulta.

 

En opinión de José María Cepeda, enfermero de emergencias y trabajador knowmad, el generalista es el profesional que reúne los requisitos del knowmad: creatividad, capacidad de resolución de problemas, adaptabilidad, y  aprendizaje permanente. Además, considera que el knowmad es el hombre renacentista del siglo XXI, porque “es una persona formada en muchos campos de aprendizaje".

 

Otra muestra de lo que los knowmads pueden hacer en el terreno de la salud son las ideas planteadas por un grupo de estudiantes de Enviu, una organización especializada en la generación de soluciones sostenibles, para emponderar a los pacientes con cáncer. Como explica la organización en su web, este grupo de estudiantes se inspiró en las mejores prácticas recopiladas en diferentes partes del mundo. “El reto era crear un modelo de negocio que aunase diagnóstico, estilo de vida, conciencia de la enfermedad, ayuda emocional y experiencia de un paciente curado”.

 

No hay vuelta atrás y este será el modelo de trabajo en el futuro próximo.  ¿Cómo saber si está preparado para desenvolverse con éxito? Estas son las cualidades que debe reunir un profesional knowmada: destacan por su potencial de talento y sus habilidades para trabajar en entornos de crecimiento; su objetivo es aportar valor a la organización; conocedor de las nuevas tecnologías; generan nuevos conocimientos; no tienen miedo al fracaso, son creativos, fomentan la colaboración, solucionan problemas, están en constantes evolución y aprendizaje y tienen en las nuevas tecnologías sus principales aliados.

 

Volver para

seguir navegando

Nuestro modo de vida ha cambiado radicalmente en apenas dos décadas. Estabilidad y permanencia (en los ámbitos personal y laboral) eran los pilares sobre los que la mayoría de las  personas aspiraban a desarrollar su proyecto vital, pero los continuos movimientos que hoy agitan al mundo obligan a focalizar el interés en el ahora. El extraordinario desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han precipitado una revolución social cuyo resultado no es fácilmente predecible. Lo que es una realidad incuestionable es que vivimos inmersos en  una sociedad global y en transformación. Nos movemos por el mundo como nómadas, buscando nuevos territorios donde establecernos para ejecutar nuestros planes aunque con la certeza de que ese no será, ni podrá ser, nuestro destino definitivo.

Somos nómadas geográficos (las distancias cada vez son más cortas y quedan pocos lugares inaccesibles), pero sobre todo somos nómadas del conocimiento (knowmadas). Ya no nos conformamos con conocer nuestro entorno más inmediato, ampliamos nuestro radio de acción hasta dar con lo que buscamos. Nos nutrimos del conocimiento de los demás y al mismo tiempo aspiramos a compartir nuestro saber y poner nuestros hallazgos a disposición de quienes lo demanden.

Esta ha sido la filosofía de Roche desde su creación en Suiza, en el año 1896. Ya en sus primeros años de andadura inició su expansión hacia Europa, Rusia y Estados Unidos, y actualmente sus productos llegan a 150 países. De la investigación en sus laboratorios han salido desde antisépticos y vitaminas, hasta antidepresivos, antibióticos y quimioterápicos. En la actualidad, es la mayor compañía biotecnológica del mundo y se encuentra inmersa en la búsqueda y el desarrollo de nuevos fármacos para ponerlos al servicio de todos y cada uno de los individuos, pero también centrada en el desarrollo de modernas herramientas diagnósticas. El reto es, en definitiva, buscar soluciones innovadoras.

Los que hacemos Roche (95.000 trabajadores en todo el mundo) también somos knowmadas, comenzando por mí mismo que, a lo largo de mis 20 años en la compañía, he asumido diferentes responsabilidades, cada una de ellas en un país distinto. Cada misión ha acentuado mi carácter knowmada, y el actual reto que afronto, dirigir Roche Farma , es apasionante por la intensa actividad investigadora que está desarrollando (hay 244 ensayos clínicos en marcha con 50 moléculas), por su valor estratégico para el conjunto de la empresa (desde España se exportan 400 toneladas de fármacos a 95 países) y porque España es una potencia en el campo de la investigación biomédica. En los próximos años, concentraré todo mi esfuerzo en reforzar este liderazgo -siempre con el paciente en el epicentro de toda actividad-, invirtiendo el conocimiento acumulado en mi andadura profesional y aprovechando el talento de los empleados de Roche Farma España.

En este contexto, nace la revista Knowmadas, una plataforma de difusión e intercambio de conocimiento entre los que trabajamos en el mismo espacio. Como todo lo que hacemos en esta compañía, se trata de una apuesta innovadora en su formato y presentación pero también en el abordaje de sus contenidos. A través de sus reportajes, podremos conocer qué piensan sobre la vida y la enfermedad personalidades relevantes del mundo de la ciencia y la cultura o los nuevos desarrollos tecnológicos, incorporando también información práctica que nos ayude a movernos en los escenarios en los que se desarrollan las informaciones.

Knowmadas aspira a ser más que una publicación corporativa. Está concebida como una herramienta para ayudarnos a aprovechar todas las ventajas de la vida knowmada. El profesor y asesor empresarial estadounidense Gary Hart destaca: “la sociedad emergente knowmad tiene profundas oportunidades y aún más profundas responsabilidades públicas”, una declaración que recoge unos intereses idénticos a los que tenemos en Roche. Así pues, intercambiemos nuestros conocimientos y como nómadas avancemos unidos en la búsqueda de nuevos caminos que conduzcan a soluciones innovadoras para los problemas de salud de las personas.

KNOWMADAS

Por Stefanos Tsamousis

 

Director General de Roche Farma España

Raquel Roca

Autora del libro 'Knowmads,

los trabajadores del futuro'

Un libro para entender el nuevo fenómeno de los knowmads: aquellos profesionales que mejor se adaptarán a este entorno laboral cambiante, un  tipo de profesional que supone la evolución –más sofisticada y completa- de casi todos los otros perfiles laborales, como autónomo, freelance, emprendedor o autoempleado, al que se le añaden unas características (como soft skills, capacidad de aprendizaje…) que van más mucho allá de un régimen o forma de financiación.

VER LIBRO

Pulsa sobre los perfiles para descubrir su historia.

KNOWMADAS es una revista de Roche Farma España

KNOWMADAS

es una revista de Roche Farma España

Futuro se escribe con K...

de Knowmada

Por Ángeles Gómez

La tecnología está acelerando los cambios sociales y políticos que comenzaron en la segunda mitad del siglo XX. El nuevo orden mundial está derribando las antiguas fronteras geográficas, pero donde las barreras ya son prácticamente inexistentes es en la libre circulación de las ideas y del conocimiento a través de las tecnologías de la comunicación. El siglo XXI es una época marcada por el continuo movimiento del saber y de las personas. Es el siglo de los knowmadas.

 

La segunda mitad del siglo XX fue una etapa de prosperidad para el mundo desarrollado. El largo periodo de paz que siguió al final de la II Guerra Mundial permitió a los estados ricos recuperar y consolidar el estatus económico que tenían previamente a la contienda a la vez que se ensanchaba la brecha entre los países más boyantes y los que menos tenían.

 

Paralelamente, se produjo un despegue tecnológico que aceleró el cambio en todos los ámbitos: desde los transportes hasta las comunicaciones y desde la investigación hasta la medicina. A lo largo de este recorrido, y de forma casi imperceptible, los individuos hemos ido adaptando nuestro estilo de vida al nuevo escenario, y la cada vez mayor dependencia tecnológica se ve compensada por una mayor libertad (de movimientos, de pensamiento, de expresión, etc). Sobre estos cimientos se está edificando el mundo del siglo XXI.

 

Pocos cuestionan que Internet ha sido uno de los motores de cambio más poderosos. La red conecta el rincón más remoto con grandes urbes creando un escenario común en el que todos, y cada uno de nosotros, desempeñamos un papel. Atrás quedan los tiempos en los que las personas nacíamos, vivíamos, trabajábamos y finalmente moríamos en un mismo lugar.

 

También pertenece al pasado la creencia de que el conocimiento, la ciencia, los resultados de la investigación debían ser celosamente guardados por sus descubridores. Esta complejidad se puede comprimir en una palabra: knowmad, que surge de la unión de know (conocer, saber) y nomad (nómada). El término fue acuñado por el estadounidense John Moravec, profesor de la Universidad de Minnesotta, que confiesa su preocupación “por el desarrollo del capital humano, por cómo la sociedad se acerca a un futuro cada vez más complejo y ambiguo”.

John Moravec, creador de concepto Knowmadas.

"La emergente sociedad knowmada

tiene profundas oportunidades

y aún más profundas

responsabilidades públicas"

Experto en educación, Moravec aboga por que “las instituciones basadas en el conocimiento se abran para todas las personas que compiten en un mundo altamente globalizado”, y por el impulso de una sociedad basada en el conocimiento y la innovación (http://john.moravec.us/about/).  Sostiene que los knowmads tienen la capacidad de volver a configurar y a contextualizar su espacio de trabajo en cualquier momento, intercambiando información e ideas con otros profesionales, y esto a su vez genera otras ideas, productos y servicios muy diferentes a lo que haría cada persona por separado.

 

Los  planteamientos de John Moravec se están extendiendo por el mundo y ganan adeptos entre profesionales y líderes de opinión, como Pieter Spinder, experto en el comportamiento emprendedor, creatividad y liderazgo y fundador de la Knowmads Business School de Amsterdan, que enfatiza: “Knowmads no es un ensayo general. Creamos cosas reales”.

 

En el libro La Sociedad Knowmada, nueve expertos, coordinados por Moravec, desgranan sus previsiones para el futuro de la educación y el trabajo y las consecuencias que tendrán para la sociedad. El ex senador estadounidense y asesor financiero Gary Hart asegura que “la emergente sociedad knowmad tiene profundas oportunidades y aún más profundas responsabilidades públicas”. Esta afirmación hace referencia al papel que todos los individuos desempeñamos en este nuevo modelo y a las repercusiones que puede tener cada uno de nuestros actos. Como ejemplo, basta recordar las respuestas que provocan determinados mensajes difundidos a través de las redes sociales.

 

Los knowmadas de Roche

Pulsa sobre los perfiles para

descubrir su historia.

Knowmadas en la eSalud

La corriente knowmada también está llegando al mundo de la salud. Si el perfil del trabajador knowmada es el de una persona innovadora, colaborativa y motivada; altamente intuitiva y capaz de utilizar herramientas para resolver diferentes problemas, entre otras características, ¿acaso no son rasgos comunes a los de los profesionales de la salud, desde médicos y enfermeros hasta técnicos, investigadores y farmacéuticos?

 

El pediatra Jesús Garrido García, creador de  la web esalud. Knowmada, aspira a compartir con otros profesionales su experiencia con las TICs (tecnologías de la información y la comunicación), que le permiten ofrecer información de calidad a las personas que se lanzan a la red a recabar datos sobre cuestiones de salud (muchas veces sin rigor científico) además de darse a conocer entre los pacientes y mejorar la gestión de su consulta.

 

En opinión de José María Cepeda, enfermero de emergencias y trabajador knowmad, el generalista es el profesional que reúne los requisitos del knowmad: creatividad, capacidad de resolución de problemas, adaptabilidad, y  aprendizaje permanente. Además, considera que el knowmad es el hombre renacentista del siglo XXI, porque “es una persona formada en muchos campos de aprendizaje".

 

Otra muestra de lo que los knowmads pueden hacer en el terreno de la salud son las ideas planteadas por un grupo de estudiantes de Enviu, una organización especializada en la generación de soluciones sostenibles, para emponderar a los pacientes con cáncer. Como explica la organización en su web, este grupo de estudiantes se inspiró en las mejores prácticas recopiladas en diferentes partes del mundo. “El reto era crear un modelo de negocio que aunase diagnóstico, estilo de vida, conciencia de la enfermedad, ayuda emocional y experiencia de un paciente curado”.

 

No hay vuelta atrás y este será el modelo de trabajo en el futuro próximo.  ¿Cómo saber si está preparado para desenvolverse con éxito? Estas son las cualidades que debe reunir un profesional knowmada: destacan por su potencial de talento y sus habilidades para trabajar en entornos de crecimiento; su objetivo es aportar valor a la organización; conocedor de las nuevas tecnologías; generan nuevos conocimientos; no tienen miedo al fracaso, son creativos, fomentan la colaboración, solucionan problemas, están en constantes evolución y aprendizaje y tienen en las nuevas tecnologías sus principales aliados.

 

Volver para

seguir navegando

Nuestro modo de vida ha cambiado radicalmente en apenas dos décadas. Estabilidad y permanencia (en los ámbitos personal y laboral) eran los pilares sobre los que la mayoría de las  personas aspiraban a desarrollar su proyecto vital, pero los continuos movimientos que hoy agitan al mundo obligan a focalizar el interés en el ahora. El extraordinario desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han precipitado una revolución social cuyo resultado no es fácilmente predecible. Lo que es una realidad incuestionable es que vivimos inmersos en  una sociedad global y en transformación. Nos movemos por el mundo como nómadas, buscando nuevos territorios donde establecernos para ejecutar nuestros planes aunque con la certeza de que ese no será, ni podrá ser, nuestro destino definitivo.

Somos nómadas geográficos (las distancias cada vez son más cortas y quedan pocos lugares inaccesibles), pero sobre todo somos nómadas del conocimiento (knowmadas). Ya no nos conformamos con conocer nuestro entorno más inmediato, ampliamos nuestro radio de acción hasta dar con lo que buscamos. Nos nutrimos del conocimiento de los demás y al mismo tiempo aspiramos a compartir nuestro saber y poner nuestros hallazgos a disposición de quienes lo demanden.

Esta ha sido la filosofía de Roche desde su creación en Suiza, en el año 1896. Ya en sus primeros años de andadura inició su expansión hacia Europa, Rusia y Estados Unidos, y actualmente sus productos llegan a 150 países. De la investigación en sus laboratorios han salido desde antisépticos y vitaminas, hasta antidepresivos, antibióticos y quimioterápicos. En la actualidad, es la mayor compañía biotecnológica del mundo y se encuentra inmersa en la búsqueda y el desarrollo de nuevos fármacos para ponerlos al servicio de todos y cada uno de los individuos, pero también centrada en el desarrollo de modernas herramientas diagnósticas. El reto es, en definitiva, buscar soluciones innovadoras.

Los que hacemos Roche (95.000 trabajadores en todo el mundo) también somos knowmadas, comenzando por mí mismo que, a lo largo de mis 20 años en la compañía, he asumido diferentes responsabilidades, cada una de ellas en un país distinto. Cada misión ha acentuado mi carácter knowmada, y el actual reto que afronto, dirigir Roche Farma, es apasionante por la intensa actividad investigadora que está desarrollando (hay 244 ensayos clínicos en marcha con 50 moléculas), por su valor estratégico para el conjunto de la empresa (desde España se exportan 400 toneladas de fármacos a 95 países) y porque España es una potencia en el campo de la investigación biomédica. En los próximos años, concentraré todo mi esfuerzo en reforzar este liderazgo -siempre con el paciente en el epicentro de toda actividad-, invirtiendo el conocimiento acumulado en mi andadura profesional y aprovechando el talento de los empleados de Roche Farma España.

En este contexto, nace la revista Knowmadas, una plataforma de difusión e intercambio de conocimiento entre los que trabajamos en el mismo espacio. Como todo lo que hacemos en esta compañía, se trata de una apuesta innovadora en su formato y presentación pero también en el abordaje de sus contenidos. A través de sus reportajes, podremos conocer qué piensan sobre la vida y la enfermedad personalidades relevantes del mundo de la ciencia y la cultura o los nuevos desarrollos tecnológicos, incorporando también información práctica que nos ayude a movernos en los escenarios en los que se desarrollan las informaciones.

Knowmadas aspira a ser más que una publicación corporativa. Está concebida como una herramienta para ayudarnos a aprovechar todas las ventajas de la vida knowmada. El profesor y asesor empresarial estadounidense Gary Hart destaca: “la sociedad emergente knowmad tiene profundas oportunidades y aún más profundas responsabilidades públicas”, una declaración que recoge unos intereses idénticos a los que tenemos en Roche. Así pues, intercambiemos nuestros conocimientos y como nómadas avancemos unidos en la búsqueda de nuevos caminos que conduzcan a soluciones innovadoras para los problemas de salud de las personas.

KNOWMADAS

Por Stefanos Tsamousis

 

Director General de Roche Farma España

Raquel Roca

Autora del libro 'Knowmads,

los trabajadores del futuro'

Un libro para entender el nuevo fenómeno de los knowmads: aquellos profesionales que mejor se adaptarán a este entorno laboral cambiante, un  tipo de profesional que supone la evolución –más sofisticada y completa- de casi todos los otros perfiles laborales, como autónomo, freelance, emprendedor o autoempleado, al que se le añaden unas características (como soft skills, capacidad de aprendizaje…) que van más mucho allá de un régimen o forma de financiación.

VER LIBRO

KNOWMADAS

es una revista de Roche Farma España

Pulsa sobre los perfiles para descubrir su historia.