Privacidad

Los datos sanitarios sólo se pueden conseguir vía consentimiento o vía anonimización.

Vía anonimización

El doctor Velasco, director de Gestión Integral de Información e Innovación Asistencial del Hospital Vall d’Hebron, nos aclara este punto: “Evidentemente, todos somos conscientes del valor y la gran carga ética y de responsabilidad legal que tienen los datos sanitarios. Al mismo tiempo, debemos ser capaces de ofrecer alternativas a los ciudadanos para que puedan poner a disposición del sistema sanitario sus datos y que sirvan para generar nuevas soluciones, para generar respuestas a preguntas que seríamos capaces de resolver con estos datos. ¿Cómo lo hacemos? Habitualmente se utilizan los datos sanitarios de la población a nivel agregado, no individualmente, sino que se junta esos datos anonimizados, para poder explorar los datos a nivel poblacional, a nivel de conjunto.” Enlace al vídeo.

“Debemos ser capaces de ofrecer alternativas a los ciudadanos”

Vía consentimiento

Hasta el 25 de mayo de 2018, se aplica la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), que califica los datos de salud como “especialmente protegidos” por su impacto en la intimidad, derechos fundamentales y libertades públicas de las personas. Esos datos sólo podrán ser recogidos, tratados y cedidos por razones de interés público, cuando lo establezca expresamente una ley o con el consentimiento previo y manifiesto del interesado.

A partir de la citada fecha entrará en vigor el nuevo marco jurídico de la Unión Europea, el Reglamento General de Protección de Datos (2016/679), que señala que el tratamiento de los datos sanitarios estará permitido cuando el interesado dé su consentimiento para los siguientes fines:

  • Por razones médicas
  • Por razones de salud pública
  • Por investigación científica o estadística

Además, su uso debe ser realizado por un “profesional sujeto a la obligación de secreto profesional, o bajo su responsabilidad”.

Comparte este artículo en tus redes
Privacidad